El primer episodio

Llegó el día. El primer episodio. Algo así como la punta de un iceberg. Llevábamos ya más de dos semanas conceptualizándolo. Andrés y yo teníamos claro desde hace meses que los episodios debían llevar un enfoque más narrativo, que debían evolucionar de lo que era Subite al Chunche en Brasil, y debía ir mucho más allá de lo estético. Sin embargo, como un carajillo que crece muy rápido, a veces le duelen los huesos…pues nosotros no fuimos la excepción. No queríamos actuar, dado que aparte de ser pésimos actores, sentíamos mataba un poco la esencia. A la vez, sucedieron en esos primeros días de viaje cosas que eran imposible de prever, y a veces la cámara estaba apagada. Entonces…llegamos a un acuerdo que queríamos compartir con ustedes (y ojalá recibir la bendición de los seguidores más ávidos que leen este blog): jamás inventaremos, pero si la historia lo amerita, recrearemos. Esto marca una distinción fuerte. Nada que salga en Subite al Chunche será mentira…es más, la mayoría será compuesto por una cámara testigo e interactiva donde sencillamente se vive el tiempo real. Pero estamos abiertos a que si algo es demasiado bueno y no se filmó (por ejemplo, los tacos de Celso…en serio la maleta no llegó), pues lo filmaremos con humor y desapego para echarle la sal que ya de por sí está en la mesa. Ya si Celso quiere usar los benditos tacos…pues eso está en manos del mae. Si conocen a Celso, ¡vayan vendiéndole la idea porque sería épico! (PD: son sus tacos oficiales).

Pero volvamos al episodio. Andrés, nuestro leal editor, se mandó com 6 tazas de café a lo largo de 24h sin dormir para tenerlo listo a tiempo y poder zarpar de Londres rumbo a Gante (Ghent) en Bélgica. El trailer había pegado a medias y sabíamos que había que sacarla del estadio. Fue por esa razón que al publicarse, había mucha expectativa. Hasta hicimos apuestas de cuánto alcance tendría. Y lo que pasó, jamás lo vimos venir. Lejos de ser perfecto, la reacción en redes sociales fue espectacular. En cuestión de tres días, es el video más visto de nuestra historia, plagado de comentarios motivadores, insights que demuestran que la gente vio el video enterito, que nos regaló siete minutos de su vida. Salimos por un kebab, una birra merecida para celebrar, y dimos una palabras de aliento entre nosotros, coronando el primer gran logro de esta ruta. Tres días después decenas de personas siguen escribiendo–curiosos de lo que viene–dándonos esa validación tan necesaria que mantiene al equipo de puntillas, motivados para continuar filmando, contando historias, y queriendo repartir sentimientos de esperanza, aventura y empatía a quienes quieran seguir subidos en ese Chunche que poco a poco…se vuelve ícono de nuevo.

Es difícil evolucionar. Trae consigo fricción, trae consigo aceptación y duelo, pero sobretodo, trae consigo la oportunidad de aprender de nosotros mismos, y pues claro, de ustedes, queridos y queridas lectoras. Así que gracias por comentar, compartir y sentir nuestro primer episodio. ¿Listos para el segundo?

 

#subitealchunche #rusiaporpista #primerepisodio

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *