Todo o nada

Los que me conocen ya lo saben: no me interesa el balompié. Un deporte de vanidosos donde los jugadores salen a la cancha recién afeitados, con gel y perfume a jugar. Se hacen tirados al suelo sin que nadie los haya tocado, en aras de cobrar una falta. Un mundo corrupto en el que se ha ignorado la tecnología de repetición instantánea para determinar con justicia las jugadas polémicas (cosa que se usa en todos los demás deportes profesionales hace varias décadas). Se deciden partidos importantes con penales, que al fin y al cabo son una rifa. Además, hay empates. ¿En qué estaban pensando los creadores del reglamento oficial cuándo decidieron que era posible empatar? Eso es apto en juegos infantiles para evitar resentimientos, no en deportes profesionales cuya intención es provocar sana competencia y rivalidad.

Leer Más

El día después de mañana

Son las 8am en San Petersburgo y no puedo dormir. Todavía se me quiere salir el corazón del pecho. Abro diario Marca y el titular lee “El Matagigantes está de regreso”…AS se asemeja con “Costa Rica tumba a la favorita”, y no puedo borrarme la sonrisa de ver fotos de un Neymar incrédulo a la par de un Bryan envuelto en llanto de felicidad luego del pitazo final. En Brasil deben estar todavía preguntándose qué diablos pasó…

Leer Más

24 horas después…

Después de una dura derrota, se permite estar triste y de “duelo” durante 24 horas. Al término de este lapso, frente en alto, positivos, y a trabajar fuerte otra vez para conseguir las metas que nos propusimos. Esto era lo que siempre decía el CEO de Manchester City, Ferran Soriano, a lo largo de mis años trabajando en ese equipo.

Leer Más

,

La Víspera del Mundial

Van a pensar que esto es un cuento de ficción, o que al menos ajusté la realidad para ponerle sazón al relato. Lamentablemente no soy tan creativo, ni tan motivado, como para sentarme a redactar a las tres de la mañana, unos sucesos inventados.

La cosa fue así:

Leer Más

Una reflexión de Jupaebola

Hoy estuve reflexionando acerca de cómo soy una persona tremendamente bendecida por la Dios y por la vida.

Usted estará pensando, ¿a usted no lo operaron de un tumor en la cabeza que lo dejó con una parálisis facial enorme, teniendo que aprender a caminar desde cero, perdiendo el oído izquierdo y con el ojo completamente bizco?
Leer Más

SOBRE EL PRIVILEGIO

Hace una semana, mis mayores preocupaciones eran dos: que pegara el tercer episodio (Luz), y un ruido raro que le empezó al Chunche en la mufla. Entonces, abro mi compu y leo las noticias. En Nicaragua murieron 11 personas a manos del gobierno, y en Guatemala decenas perdieron su vida por una erupción volcánica. Veo a mi alrededor, y recuerdo como hace tan sólo unos años hubiera sentido tremenda culpa. Culpa inexplicable. Culpa de que precisamente mis problemas, no eran verdaderamente problemas en un contexto mayor. Son más bien dilemas. Conflictos internos que no tienen nada que ver con mi integridad física o mi posibilidad de satisfacer necesidades básicas.

Leer Más

El Muro de Berlín

Dedicado a Ana María Álvarez, cuya hospitalidad y pasión dan luz y vida a quienes más lo necesitan.

El 15 de agosto de 1961, los Berlineses vieron como una pared se comenzaba a erguir frente a sus casas. De un pronto a otro, sin mucho aviso, se estableció una frontera que duraría casi tres décadas. Una mísera pared, dividiría familias, un país, un continente, y por supuesto, el mundo en dos.

Esa misma ciudad había visto a Hitler recorrerla con orgullo tan sólo dos décadas antes, preparándose para convertirla en la ciudad más espectacular que el mundo hubiera visto, basada en principios tiránicos y racistas.

Leer Más

El primer episodio

Llegó el día. El primer episodio. Algo así como la punta de un iceberg. Llevábamos ya más de dos semanas conceptualizándolo. Andrés y yo teníamos claro desde hace meses que los episodios debían llevar un enfoque más narrativo, que debían evolucionar de lo que era Subite al Chunche en Brasil, y debía ir mucho más allá de lo estético. Sin embargo, como un carajillo que crece muy rápido, a veces le duelen los huesos…pues nosotros no fuimos la excepción. No queríamos actuar, dado que aparte de ser pésimos actores, sentíamos mataba un poco la esencia. A la vez, sucedieron en esos primeros días de viaje cosas que eran imposible de prever, y a veces la cámara estaba apagada. Entonces…llegamos a un acuerdo que queríamos compartir con ustedes (y ojalá recibir la bendición de los seguidores más ávidos que leen este blog): jamás inventaremos, pero si la historia lo amerita, recrearemos. Esto marca una distinción fuerte. Nada que salga en Subite al Chunche será mentira…es más, la mayoría será compuesto por una cámara testigo e interactiva donde sencillamente se vive el tiempo real. Pero estamos abiertos a que si algo es demasiado bueno y no se filmó (por ejemplo, los tacos de Celso…en serio la maleta no llegó), pues lo filmaremos con humor y desapego para echarle la sal que ya de por sí está en la mesa. Ya si Celso quiere usar los benditos tacos…pues eso está en manos del mae. Si conocen a Celso, ¡vayan vendiéndole la idea porque sería épico! (PD: son sus tacos oficiales).

Leer Más

LA BENDICIÓN DE JEANNETH

Y llegó el día. No dormí un carajo. Los otros, me imagino que tampoco. Amanece, y me despido de mi perra Lila, que me ve con cara de resentida detrás del ridículo cono que anda alrededor del cuello tras una bronca con un alambre de púas que terminó con la mitad de su oreja (tremendo timing). Se acuesta sobre mis zapatos como en señal de protesta. Sabe que me voy. La noche antes, mi pobre madre también lo supo, al irme por enésima vez en los últimos doce años, desde que la viajadera se me volvió maña. “Por lo menos las calles son mejores, así que me quedo tranquila”…más de uno podría recibir curso de valentía de ella.

Leer Más

24 horas para partir

Son las dos de la mañana. Faltan menos de 24 horas para irnos, y estoy…bueno, entre cagado del susto e incrédulo. Sucede que, cuando se juntan las necesidades de aprendizaje, responsabilidad, y aventura; el resultado puede ser tremendamente intenso, y por ende estresante. Mucha gente dice “qué dichosos”. Claro, es un privilegio viajar, más aún para ver a tu Selección en el mundial. Lo reconozco, lo aprecio, lo agradezco profundamente día tras día. Pero cuando la pasión es regla, el miedo a fracasar se asoma también. Dicen que parir es un dolor que un hombre nunca entenderá, quizá porque tiene premiación más sentida que final mundialista. Y sin intención de minimizar dicho dolor recompensado por la mujer, a mi cansada cabeza no se le ocurre mejor analogía: Subite al Chunche ha sido una parida. Y qué premio más gordo se asoma.

Leer Más