Todo o nada

Los que me conocen ya lo saben: no me interesa el balompié. Un deporte de vanidosos donde los jugadores salen a la cancha recién afeitados, con gel y perfume a jugar. Se hacen tirados al suelo sin que nadie los haya tocado, en aras de cobrar una falta. Un mundo corrupto en el que se ha ignorado la tecnología de repetición instantánea para determinar con justicia las jugadas polémicas (cosa que se usa en todos los demás deportes profesionales hace varias décadas). Se deciden partidos importantes con penales, que al fin y al cabo son una rifa. Además, hay empates. ¿En qué estaban pensando los creadores del reglamento oficial cuándo decidieron que era posible empatar? Eso es apto en juegos infantiles para evitar resentimientos, no en deportes profesionales cuya intención es provocar sana competencia y rivalidad.

Leer Más

El día después de mañana

Son las 8am en San Petersburgo y no puedo dormir. Todavía se me quiere salir el corazón del pecho. Abro diario Marca y el titular lee “El Matagigantes está de regreso”…AS se asemeja con “Costa Rica tumba a la favorita”, y no puedo borrarme la sonrisa de ver fotos de un Neymar incrédulo a la par de un Bryan envuelto en llanto de felicidad luego del pitazo final. En Brasil deben estar todavía preguntándose qué diablos pasó…

Leer Más

24 horas después…

Después de una dura derrota, se permite estar triste y de “duelo” durante 24 horas. Al término de este lapso, frente en alto, positivos, y a trabajar fuerte otra vez para conseguir las metas que nos propusimos. Esto era lo que siempre decía el CEO de Manchester City, Ferran Soriano, a lo largo de mis años trabajando en ese equipo.

Leer Más

,

La Víspera del Mundial

Van a pensar que esto es un cuento de ficción, o que al menos ajusté la realidad para ponerle sazón al relato. Lamentablemente no soy tan creativo, ni tan motivado, como para sentarme a redactar a las tres de la mañana, unos sucesos inventados.

La cosa fue así:

Leer Más